BIM en tiempos de COVID

Contenido patrocinado por:


Arq. Imelda Espinoza Tristán


El confinamiento cambió muchos aspectos de nuestra vida, ¿cómo nos adaptamos a este reto de salvaguardar la salud y seguir siendo productivos?

Les contaré, desde mi perspectiva, los cambios que he visto con base en servicios de proyectos en BIM, cómo ha sido este proceso y qué hemos aprendido en el camino

Iniciaba marzo del 2020, unos ya con la mira en las vacaciones de semana santa o en el puente de marzo; de mi parte, tenía un reto a superar: la operación de las muelas del juicio.

Un procedimiento al que le había sacado la vuelta varios años, el día se llegó y estaba en unos días de recuperación. No tenía idea de que ya no regresaría a la oficina, de que todo estaba por cambiar...

Empecé el confinamiento antes sin querer, ya que los días de recuperación no salí y de un día a otro se paralizó la ciudad. La incertidumbre no comenzaba a superar, pero a la vez había que hacer un plan de acción a seguir.

Primero la salud, así que no podríamos exponernos al seguir trabajando en un edificio con alto tráfico de gente, el primer paso fue home office.

Así que tomamos nuestras computadoras y nos instalamos cada quien en casa (teníamos la ventaja de trabajar en la nube y que contamos con muchos canales de comunicación). El trabajar en proyectos con naturaleza BIM nos ayudó mucho a poder continuar activos.

«Es increíble la manera en la que la tecnología en la industria de la construcción nos permitió a mí y a mi equipo de trabajo seguir modelando edificios y proyectos de casa-habitación; así como diversos modelos arquitectónicos, estructurales o de instalaciones para otros proyectos.»

La tecnología BIM nos permitió seguir trabajando con diversos consultores, aún durante tiempos de adversidad.

Los arquitectos e ingenieros siempre han transmitido su trabajo de una manera visual, por lo que la tecnología nos ayudó a seguirlo haciendo de una manera mucho más eficaz y efectiva.

Pero lo más impresionante es que (hoy) nuestros proyectos ya no son solamente representados en planos, sino que han incrementado su nivel de realismo virtual. Y es que ahora nuestros "planos" vienen se presentan ante nosotros mediante elementos 3D; que podemos ver, girar, analizar y, por si fuera poco, si está en una nube, podemos hacer cambios que en cuestión de segundos podrán ser vistos por otra persona en otro país (por poner un ejemplo). Además, con BIM, esos elementos 3D ya no solo son volumen, sino que contienen información que cualquier persona es capaz de consultar y modificar.

Cosas que cambiaron y que aprendimos

  • Dinámicas de equipo

Nuestro equipo ya tenia una dinámica virtual (por así decirlo), con compañeros en otros países con los que trabajábamos de manera remota. El saber como se sentía el otro al estar aislado físicamente del equipo, generó mucha empatía entre nosotros.

En la empresa donde trabajo siempre han procurado tener al mejor equipo; cada persona es pieza clave dentro de un proceso y esto los ha llevado a buscar profesionistas de otras ciudades, lo cual terminó conformando un equipo internacional.

Si no trabajáramos en la nube esto no hubiera sido posible, punto a favor del uso de la tecnología que nos abre a poder colaborar con personas en otros puntos geográficos tanto clientes como profesionistas que trabajan para la empresa.

En cuanto al equipo que estaba físicamente en la oficina, al inicio se sentía extraño no poder voltear a preguntarle al de al lado alguna duda, la comunicación era algo que no se podía perder por lo que establecimos un canal de comunicación que permitiera tener mensajes, hacer videollamadas e incluso compartir pantalla para que siguiéramos trabajando de manera fluida.

  • Productividad

Esta fue la pieza fundamental para que todo pudiera seguir funcionando. Trabajar con archivos centrales ya era algo habitual para nosotros, pero la pandemia aceleró el proceso de que más colaboradores y clientes adoptaran esta dinámica de trabajo, de modo que los proyectos pudieran seguir su curso.

  • Trabajo colaborativo en la nube

Como todo nuevo proceso, el trabajar en casa tuvo una curva de aprendizaje, buscamos herramientas que nos ayudaran a no bajar la productividad.

Buscamos la mejora continua por lo que teníamos establecido un calendario de clases internas y lo que hicimos fue adaptar los nuevos temas a como se trabajarían en remoto o incluir lecciones de nuevos procesos.

Esta pandemia no ha sido fácil para muchos profesionistas, nos hemos tenido que adaptar y capacitar hacia una nueva modalidad de trabajo, aprende y colabora con los demás porque a pesar de guardar distancia física el mundo laboral deberá tomar un rumbo hacia el trabajo en equipo para salir adelante y crecer profesionalmente.


Más contenido que podría interesarte:

«¿Cuánto dinero gana un Ingeniero Civil en México?»

«¿Es imposible para una mujer trabajar en la industria de la construcción?»