CÓMO SE CONSTRUYERON (EN 10 DÍAS) LOS HOSPITALES DE WUHAN, CHINA

Ing. Sebastián C. Virdó Lauricella


Como bien sabemos, debido al brote del coronavirus, el gobierno chino se ha visto en necesidad de construir dos nuevos hospitales en la ciudad de Wuhan para cubrir la demanda de camas y suministros médicos básicos.

La construcción de las instalaciones del hospital Huoshenshan con capacidad de 1,000 camas, se concluyó el pasado 3 de febrero del presente, mientras que el segundo hospital Leishenshan, capaz de albergar 1,600 camas, está proyectado para entregarse hoy 6 de febrero; a tan solo 10 días después de haber anunciado los planes para su construcción.

¡IMPRESIONANTE!

El hospital Huoshenshan abarca aproximadamente 3.2 hectáreas e incluye una unidad de cuidados intensivos, salas de pacientes, salas de consulta, salas de equipos médicos y más. Incluso se construyeron salas de cuarentena separadas para minimizar los riesgos de infección cruzada, según la emisora estatal China Central Television.

¿Cómo se pudo terminar una construcción de esa magnitud en tan solo 10 días?

La respuesta es simple: la rapidez de la construcción de ambos hospitales se debe principalmente a la utilización de elementos prefabricados y a una correcta planificación y ejecución organizada del montaje in situ de estos elementos.

¿Qué clase de elementos prefabricados se utilizaron?

El hospital Huoshenshan es un edificio de dos pisos conformado por un conjunto de unidades prefabricadas (módulos habitacionales), según China State Construction Engineering Corp. Estos módulos habitacionales son comúnmente usados en la construcción de viviendas (los hay de todo tipo).

A grandes rasgos, se puede apreciar que para armar cada contenedor se debe primero construir su estructura metálica de soporte y después cerrar los espacios con paneles aislantes (con la función de darle estabilidad al conjunto y separar los espacios interiores).

En los videos se aprecia que el montaje se realizó con grúas de gran capacidad de carga.


«Click en la imagen para solicitar cotización»


La construcción en el sitio del hospital Huoshenshan estuvo disponible en internet a partir del 24 de enero, mostrando docenas de excavadoras, bulldozers y otros equipos de movimiento de tierras corriendo contrarreloj para preparar el suelo de desplante.

Posteriormente, se colocaron sobre el terreno varias capas de geotextiles y materiales a prueba de agua antes de vaciar concreto para configurar una losa de cimentación superficial para desplantar los módulos habitacionales.

Sobre esta enorme placa de desplante, se prosiguió a colocar las unidades prefabricadas que conforman la estructura principal del hospital; mismas que se desplantaron sobre vigas que las mantienen alejadas del suelo y permiten ejecutar las instalaciones por debajo de ellas.

Cada unidad está conformada por paneles aislados que se interconectan entre sí para formar los contenedores, que incluso, se despresurizan para evitar que los microorganismos transportados por el aire se propaguen fuera de la habitación hacia los pasillos y corredores.

La ventaja de construir con elementos prefabricados reside en la disminución de tiempos de ejecución, con respecto a los sistemas tradicionales, ya que la construcción se reduce a la acción de ensamblar piezas (como si de un lego se tratara).

En el post anterior recibimos comentarios de todo tipo, uno en especial que criticaba el alarde constructivo que insinúan los titulares de las noticias en torno a este tema.

Y sí, es normal que los artículos que hablan sobre el coronavirus y la construcción de estos hospitales caigan un poco en el clickbait; esto es normal en internet.

Sin embargo, la calidad de la ejecución de la obra de emergencia, la organización y sobre todo la eficiencia de nuestros colegas chinos, no podemos negarla.

Es importante mencionar que, según lo reportado por diversos medios de comunicación, cada contenedor tiene capacidad para albergar dos camas. Así que, si hacemos la cuenta, se tuvieron que ensamblar más de 500 módulos para cubrir las necesidades del hospital (50 módulos al día). Eso sin mencionar la preparación del terreno y construcción de estructuras auxiliares para instalaciones, casetas de vigilancia, comedores, sanitarios, etc.

No. Los hospitales de Wuhuan no serán recordados por ser hitos de la ingeniería civil, ni tampoco por utilizar procedimientos constructivos novedosos. Pero sí por representar la capacidad de reacción de un país ante una emergencia de talla (ahora) mundial. Eso es de aplaudirse.

Esta obra de emergencia se destaca por volumen ejecutado; por rendimiento.

Y eso también es ingeniería (aquí y en china), pues se alcanzó el objetivo en tiempo y forma.

Las imágenes hablan por sí solas.


Aquí te dejo más contenido que podría interesarte:

«¿La carrera de Ingeniería Civil es bien pagada en México?»

«Quiero trabajar como ingeniero civil pero tengo tatuajes»