HACK 001 | ENTIENDE LO QUE SIGNIFICA “RESIDENTE DE OBRA”

Contenido patrocinado por:


Ing. Antonio Alvarado Molina


Para entender de forma clara y concisa lo que significa ser un residente de obra, es necesario partir de la siguiente premisa:

Residente: Empleado que vive en el mismo lugar donde trabaja.

En la mayoría de los casos no se requiere vivir de forma literal en la obra, mas sí radicar muy cerca de ella. Los residentes pasamos tanto tiempo en obra, que prácticamente vivimos ahí.

Después de esto, necesitas saber en qué tipo de obras se requiere de un residente. Y para ello, necesitas saber que los proyectos en los que un ingeniero civil o arquitecto puede trabajar, dependen principalmente de quién paga por ellos (quién es el cliente).

Obras de inversión pública

Me puse a investigar un poco y encontré que en México, según la LEY DE OBRAS PÚBLICAS Y SERVICIOS RELACIONADOS CON LAS MISMAS y su reglamento, un residente de obra es un servidor público designado que cuenta con:

  • Conocimientos, habilidades y capacidad para llevar a cabo la supervisión, vigilancia, control y revisión de los trabajos;

  • el grado académico;

  • la experiencia en administración y construcción de obras y realización de servicios;

  • el desarrollo profesional y el conocimiento en obras y servicios similares a aquéllos de que se hará cargo.

Sin embargo, es importante no confundir los alcances de las diferentes figuras responsables en el marco de las obras públicas, pero de eso hablaremos más adelante (en otro hack).

Obras de inversión privada

En el caso particular de los proyectos de inversión privada (recursos no provenientes de gobierno), el papel de residente de obra no cambia mucho; de hecho, me atrevo a decir que es básicamente lo mismo, solo que los alcances y responsabilidades varían de acuerdo con la organización de la empresa que te contrate.

El residente de obra pues, no es más que la figura profesional que reside en la obra como representante técnico tanto de la empresa que ejecuta los trabajos (residente de contratista) como de los directivos de la obra (puede ser el cliente o un representante de éste) y darle seguimiento, control y supervisión a la ejecución de las actividades in situ.

Algo con lo que debes estar familiarizado, más si quieres entrar a una obra, es que en todo proyecto de construcción los trabajos están divididos o clasificados en frentes de trabajo; los más comúnes son:

  • Topografía

  • Terracerías

  • Obra civil

  • Estructuras

  • Obra electromecánica

  • Instalaciones (eléctrica, hidrosanitaria y especiales)

  • Acabados

Ojo, estos frentes no siempre son los mismos; puede o no existir cualquiera de los anteriores e incluso, haber nuevas clasificaciones o denominaciones dependiendo el proyecto.


Click aquí para leer post sobre los frentes de trabajo y su clasificación.


Es importante recalcar que, de forma general, nos podemos referir como residente de obra tanto al representante del cliente como al de empresa contratada. Normalmente, en proyectos grandes, el representante de la dirección del proyecto (cliente) se apropia del término residente de obra, mientras que el de la contratista acuña el de residente de la contratista. De cierta forma, es mera formalidad de términos, pues la única diferencia entre ellos es la entidad a la que representan y los alcances específicos para los que fueron contratados.

Sea como sea, ser residente de obra implica asumir la responsabilidad de la obra completa o de un frente de trabajo en específico (cuando se trata de un proyecto grande) y, para eso, se requiere ser un profesional preparado.

Y tú, ¿lo estás?


Aquí te dejo más contenido que podría interesarte:

«Hacks para residentes de obra»

«¿Cuánto dinero gana un Ingeniero Civil en México?»