INTRODUCCIÓN AL CONTROL DE COSTOS EN LA EJECUCIÓN DE OBRAS

Contenido patrocinado por:


Ing. Andrea Vizcarra Escalante


En la actualidad, la ingeniería de costos ha alcanzado vital importancia al momento de planificar y controlar proyectos de construcción; ya que es de gran interés para los clientes y ejecutores el poder optimizar todos los aspectos de los mismos durante su desarrollo.

«¿Qué es un costo?»

Se entiende por costo a la cantidad de dinero necesaria para la ejecución de un proyecto o una partida includa en él y se obtiene al contabilizar todos los recursos utilizados en valor monetario.

En realidad, es al término de un proyecto cuando se sabe realmente cuánto costó hacerlo; pues antes solo se pueden hacer estimaciones.

«La estimación inicial es la indicada en el estudio técnico del proyecto (propuesta económica).»

Pues en este presupuesto, se indican los precios por partidas (conceptos) y cómo es que estos se obtuvieron; considerando el metrado a ejecutar (volúmenes a ejecutar) y los precios unitarios para cada tarea.

Previo a la ejecución de la obra, el monto del presupuesto requerido para la ejecución indica un máximo a gastar para construir el proyecto; es decir, con este dato los encargados del proyecto saben cuánto dinero se va a necesitar.

Es deber del ingeniero o arquitecto encargado controlar los costos en obra y verificar que la ejecución de la misma no exceda los montos que ya han sido aprobados en la estimación inicial, de otro modo, se podría incurrir en pérdidas económicas para la empresa contratista; debido a que, en términos simples, si no se controlan los gastos de una obra, se podría estar gastando más de lo que se tenía previsto.

«¿Cómo se debe hacer un buen control de costos?»

Actualmente, existen lineamientos, metodologías y buenas prácticas que ayudan a poner en orden la información que se obtiene del día a día de un proyecto.

Partiendo de la premisa de “controlar que no se gaste más de lo que se ha previsto”, se analiza en un periodo determinado (puede ser por día, por semana, por mes y obligadamente, al entregar una valorización) cuánto se ha avanzado y qué recursos se han usado para una tarea (concepto de obra):

  • Costo directo: mano de obra, materiales, equipos y herramientas.

  • Costo indirecto: alquiler de ambientes, servicios, sueldos del equipo técnico, caja chica, entre otros.

Al hacer esta comparativa (presupuestado vs gastado), se puede ver si se está cumpliendo con el planteamiento inicial y si se está optimizando para garantizar una utilidad que beneficia a la empresa; o si, por el contrario, se está gastando de más.

Contar con esta información de manera periódica ayuda a tomar decisiones sobre la ejecución, con el fin de no incurrir en sobrecostos. En este análisis también se puede determinar si la estimación realizada en el estudio es viable para el proyecto, o no.

El control de costos durante la ejecución, aunque es un trabajo más de oficina, requiere que el encargado salga a campo; ya que es necesario saber cómo es que se está trabajando, si es que el rendimiento del personal es el que estaba previsto, o tal vez se planteó una situación inviable.

Además, también requiere comunicación constante con los encargados de producción (para conocer el avance) y de administración (para conocer los gastos realizados).

En conclusión, para poder hacer un buen control de costos, hay que estar al día con el estudio técnico (conocer el catálogo de conceptos de principio a fin), salir a campo para tener conocimiento sobre la ejecución de trabajos y tener una buena hoja de cálculo y/o base de datos para tener el control en el período requerido; la cual se alimentará con la información de las áreas de producción y administración del proyecto en construcción.


Aquí te dejo más contenido que podría interesarte:

«Hacks para residentes de obra»

«¿Cuánto dinero gana un Ingeniero Civil en México?»